6 Consejos para llegar siempre a tiempo

La puntualidad es una de las cualidades más importante de cualquier persona, pero también es cierto que no todas las personas poseen dicha cualidad. Y es que organizar tus actividades de forma correcta te permite un mejor rendimiento durante el día, a su vez, demuestra respeto por el tiempo de los demás y te convierten en una persona confiable y responsable. Además ser puntual tiene muchos otros beneficios, por ejemplo, serás una persona menos estresada, pues las preocupaciones de estar preparado y a tiempo desaparecerán con tu nuevo estilo de vida. Es por estas y muchas razones más que te comparto 6 Consejos para llegar siempre a tiempo, anímate a cambiar tus hábitos desde hoy mismo y comprueba los resultados.

1. No hagas demasiados planes

En la mayoría de las ocasiones es común que llenemos nuestras agendas de pendientes para un mismo día, es fácil pensar “Ya veré cómo me organizo para resolverlos”, y este es uno de los más grandes errores que cometemos a la hora de gestionar nuestro tiempo. Si lo que estás tratando de hacer es volverte una persona más puntual, es importante que aprendas a organizar tus horarios de tal manera que no tengas que dejar una actividad inconclusa o que tengas que salir corriendo para atender el siguiente compromiso de la agenda. Adopta una estrategia que te permita atender los pendientes que deban ser atendidos en un mismo día y el resto distribúyelos en el resto de semana, es importante que aprendas a identificar la prioridad de tus actividades y que las organices con respecto a ella.

2. Prepara todo la noche anterior

Si realmente tu meta es convertirte en una persona más puntual en todos los ámbitos de tu vida, lo recomendables es que ya no sigas mal gastando tu tiempo en las mañanas, las primeras horas del día son esenciales para atender aquellas actividades que tienen mayor prioridad en tu agenda, de esta manera el resto del día será más tranquilo. Organiza tus días de tal manera que la noche anterior puedas tener todo lo indispensable listo para iniciar el siguiente día sin complicaciones o preocupaciones, ten lista la ropa que usarás, las herramientas o documentos que vas a utilizar, haz cálculos de los recorridos que necesitarás hacer para estimar los tiempos necesarios y siempre sal con minutos de anticipación para no ser sorprendido por alguna eventualidad que te consuma tiempo, ya sea el tráfico, un imprevisto, etc.

3. Deja de inventar excusas

Este es el factor principal que debes atacar primero, si te consideras una persona que por lo regular pospone actividades o cree que puede resolver cualquier cosa sin haberla planeado, lo más probable es que seas una persona a la que se le facilita poner excusas. Si realmente quieres convertirte en una persona puntual, deja de poner excusas por todo y acepta tus responsabilidades, de esta manera te obligarás a tomar las medidas necesarias para evitar llegar tarde a las reuniones, el trabajo o la escuela, generalmente es más fácil echarle la culpa a alguien más, el tráfico, el transporte público, o cualquier otro evento que se pueda culpar para evadir responsabilidades, pero ten en cuenta que estas actitudes no ayudan para formar tu carácter y mucho menos para crearte una buena reputación, cuando aceptes tu responsabilidad por llegar tarde la primera vez, tu cerebro entenderá que de ahí en adelante tendrá que hacer lo necesario para que no se vuelva a repetir.

4. Cambia tus hábitos

Esta es una recomendación importante a tomar en cuenta, no es posible empezar con una actitud de puntualidad si tus hábitos siguen siendo de una persona que no se rige bajo algún orden en su vida. Quizá lo que quieres es llegar temprano al trabajo o a la escuela, entonces debes comenzar por levantarte con la primera alarma que suene, también debiste haber preparado tus cosas desde la noche anterior para que no pierdas tiempo buscando y organizando los materiales y documentos. Además debes aprender a descansar, lo que requiere que te vayas temprano a la cama sin distracciones, de esta manera podrás levantarte temprano y atenderás tus pendientes en tiempo y forma. Otro hábito que debes adoptar es que, si es necesario que te traslades a otro lugar, tomes unos minutos extras además del tiempo de viaje para hacerlo, esto te permitirá llegar con antelación al lugar, y esta es una regla de oro en la puntualidad o si existe algún contratiempo en el camino sabrás que tienes un margen y te mantendrás tranquilo.

5. Programa recordatorios

Si eres una persona que a menudo olvidas las cosas o los compromisos, lo que te puede venir bien es programar una serie de recordatorios de las actividades que tienes previstas para el día, si con el tiempo algunas de esas tareas se vuelven cotidianas podrás eliminar esos recordatorios, pues tu cerebro habrá creado una rutina para ellos, pero lo más importante es que, cada vez que tengas actividades nuevas o únicas pongas una alarma para no olvidarte de llevarla a cabo. Recuerda que es mejor que tus recordatorios estén sonando todo el día, a que olvides realizar pendientes importantes de los que te puedas arrepentir después, el sistema de recordatorios sólo será mientras tu cerebro desarrollar un esquema de las actividades que realizas, poco a poco ya no las necesitarás, pero si en algún momento sientes que necesitas programar una más, no dudes en hacerlo, más vale prevenir.

6. Utiliza una agenda detallada

Similar al punto anterior, quizá no necesites poner tantos recordatorios para saber qué es lo debes hacer, pero una buena recomendación para una buena administración del tiempo es tener una agenda detallada de todas tus actividades pendientes, del día y las siguientes. Esto te ayudará a saber todos los aspectos necesarios que requiere cada actividad, quizá una dirección, anotaciones extras, un horario en concreto o el nombre de la persona con quien te vas a reunir, pero además te brindará la información necesaria para no empalmar actividades entre ellas, no es agradable tener que contactar a alguien para re-agendar una cita, sólo porque olvidaste que esa hora ya la tenías ocupada. Una característica de una persona puntual es que siempre estará en el lugar y la hora acordada, es por este motivo que no deberías tener que estar re-ajustando los horarios sin consideración previa. Ya sea que utilices una agenda física o digital, no olvides corroborar que se ha actualizado correctamente cada noche.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s