6 Pasos para crearse hábitos

Todos tenemos sueños o proyectos que deseamos con todas nuestras fuerzas ver realizados, pero alcanzarlos puede ser difícil si no se tienen buenos hábitos que apoyen el progreso de los mismos. Veámoslo desde esta perspectiva, los hábitos son pequeñas tareas o procedimientos que se repiten con cierta regularidad e incluso a diario de forma automática y sin esfuerzo. Ya sea que lo que estas tratando de lograr es, aprender un nuevo idioma, comenzar a hacer ejercicio, desarrollar nuevas habilidades, desarrollar el hábito de la lectura, etcétera, lo ideal es que te enfoques en crearte hábitos que tengan una relación directa con todas esas metas que quieres alcanzar. Sin embargo, ten en cuenta que los hábitos no son algo que se puedan conseguir de la noche a la mañana, por esta razón te comparto a continuación 6 Pasos para crearse hábitos, con los cuales intentaré ayudarte a que sea más fácil desarrollarlos y que así puedas lograr todo lo que te propongas.

1. Desarrolla un hábito a la vez

Es normal que quieras hacer todo a la vez cuando haz decidido comenzar a cambiar tu vida para mejorar las cosas, pero si tomas esta determinación, lo más probable es que termines frustrándote y tirando la toalla. No es recomendable querer adoptar muchos nuevos hábitos a la vez, pues sólo te crearás la falsa idea de que lograr un cambio positivo es difícil. Ya sea que quieras comenzar a hacer ejercicio, comer sano, levantarte temprano, dejar de fumar, comenzar a leer… decidir comenzar con cualquiera de estos propósitos o alguno más que tengas en mente es bueno, pero comenzar con todos a la vez puede ser una locura. Elige como primer hábito a desarrollar aquel que consideres que es el más importante para ti, y con esa motivación persiste, una vez que te hayas acostumbrado a hacerlo, entonces será momento de decidir cuál será el siguiente.

2. Comienza con un hábito pequeño

Esto no significa que sólo debas buscar un hábito pequeño para dar comienzo a tu gran hazaña de lograr un cambio positivo en tu vida, si tu intención es desarrollar un hábito significativo o grande, también vas bien, pero lo ideal sería que lo dividas en pequeños pasos alcanzables, todo esto para no caer en la frustración de la que hablábamos en el punto anterior. Ten en cuenta que cuando estés intentando crear un nuevo hábito, debes ir poco a poco. Por ejemplo, si quieres levantarte más temprano de lo que lo estás haciendo actualmente, entonces comienza por levantarte 10 minutos antes el día siguiente, luego 20 minutos antes y repite ese proceso hasta que hayas logrado tu objetivo, o si tu objetivo es comenzar a hacer ejercicio, aplica el mismo principio, comienza con una rutina de 15 minutos, y ve incrementando el tiempo a medida que te vayas sintiendo cómodo. Esto permitirá que te vayas acostumbrando un paso a la vez y que no lo sientas tan complicado.

3. Establece un plan

Ten en cuenta que cada vez que decidas cambiar tus hábitos, te vas a enfrascar en una constante lucha con tu cerebro y sus costumbres, tratará de volver a su zona de confort arrastrándote él. Esto quiere decir que irán apareciendo pretextos y excusas para no continuar con lo que te has propuesto, pero si planificas tu progreso y preparas las condiciones adecuadas para lograrlo, podrás minimizar el riesgo de fracasar. Las típicas excusas que suelen presentarse son, “La pereza”, “No me da tiempo”, “No tengo lo necesario”, “Comienzo el siguiente lunes”, etc. La razón principal de hacer un plan de acción para desarrollar los nuevos hábitos que nos hemos propuesto, es para poder identificar todas las posibles excusas y crear tácticas para superarlas, además de tener muy en claro los días y las horas que debes dedicar para cada nuevo hábito.

4. Usa recordatorios o alarmas

No habrá servido de nada el gran esfuerzo que se ha hecho para lograr uno de los cambios más importantes en tu vida si en ocasiones olvidas ser constante y dejas pasar algunos días sin hacer nada al respecto. Utilizar alarmas o recordatorios puede ser una clave muy importante para que puedas crear un hábito nuevo. Quizá una buena recomendación sea el uso de las alarmas que puedes programar en tu celular o notificaciones en tu computadora, todo depende de qué herramienta de trabajo o estudio utilices con mayor frecuencia. Otro método realmente efectivo del que puedes hacer uso y que nunca pasa de moda es, utiliza notas de papel, ya sean post-it, tarjetas o cartulinas en lugares específicos, esto te ayudará a eliminar la excusa de “se me olvidó”. No importa cuál sea el hábito que quieras desarrollar, tener como aliados unos cuantos recordatorios en el día serán de gran utilidad para alcanzar tus objetivos.

5. Sé constante por 21 días

Está comprobado que se necesitan por lo menos 21 días para desarrollar un nuevo hábito, después de estas 3 semanas, el cuerpo ya se habrá acostumbrado a realizar las nuevas tareas sin que le creen inconveniente o conflicto. Recordemos que al principio, el cerebro intentará regresar a su zona de confort, en donde no necesita esforzarse ni agotar al resto del cuerpo, es por esta razón que esos primeros 21 días serán cruciales y ayudarán a determinar si has logrado adoptar un nuevo hábito o no. Lo recomendable no es fallar ni un sólo día durante esa etapa y claro, está por demás decir que después también deberás ser constante para ver lo logros que te propongas. Una vez que hayas completado tus primeras 3 semanas, lo recomendable es que lo festejes, pues así estimularás a tu cerebro y crear nuevas rutinas con nuevos hábitos será más fácil. Es necesario recordar que las recompensas que te des no afecten al progreso de tu nuevo propósito. Por ejemplo, si estás desarrollando el hábito de llevar una mejor alimentación, pues no te comerás 2 hamburguesas y unas alitas después del día 21, romper las reglas de vez en cuando no es malo, pero trata de que no se convierta en algo negativo.

6. Lleva un registro del progreso

Para que notes cómo vas avanzando y puedas sentirte orgulloso de todo lo que has logrado, es recomendable establecer revisiones periódicas para conocer los avances en tus nuevos hábitos. Esto puede ser que tomes nota de las actividades que han incluido tus nuevos hábitos y cómo las has ejecutado, puede ser en una libreta o en una nota dentro de tu celular, en este progreso también es importante que anotes si fallaste en algún día y el motivo por el cual sucedió, esta información te ayudará a preparar mejor tus actividades y horarios para que no vuelva a ocurrir. Después de una semana o quince días revisa el progreso que has anotado, compara los avances del día actual contra los primeros días, y responde, ¿Te cuesta menos llevar a cabo tu nueva rutina o aún es difícil? Cuando notes los resultados y te sientas mejor contigo mismo, sabrás que es momento de proponerte nuevos retos y pasar al siguiente nivel. Por el contrario, si tu progreso dice que has fallado, entonces, deberás analizar los motivos y replantearte el comenzar de nuevo cubriendo las fallas que has encontrado.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s