Preguntas que deberías responder antes de emprender

Hay un momento en la vida de todas las personas en las que nos pasa por la cabeza emprender un negocio o proyecto, y esta puede ser una de las mejores ideas que podamos tener, en ocasiones es tan increíble y revolucionaria que es muy probable que pueda ser un éxito casi garantizado, sin embargo, en la mayoría de las ocasiones sucede que no nos tomamos el tiempo necesario para madurar la idea y sale sin ser lo suficientemente planeada, es por esta razón que te comparto Preguntas que deberías responder antes de emprender, quizá con esta información pueda abrir un poco más el panorama o logre ayudarte a ver las cosas desde un ángulo diferente, pero recuerda que debes responderlas acorde a la idea de negocio que tengas y de manera honesta. Piensa que todo lo que puedas anticipar antes de comenzar con la gran aventura que resulta emprender, será muy útil al momento de mantener a flote el negocio de tus sueños.

1. Qué me motiva para emprender

Antes de iniciar con cualquier emprendimiento que tengas en mente es importante saber qué es lo que te motiva para comenzar con esa gran aventura. Como sabrás, emprender no es una actividad fácil, en el camino se encuentran muchos obstáculos que deben ser analizados y sorteados con inteligencia para evitar el desgaste físico, mental y anímico, sin embargo, tampoco es una actividad muy compleja, con paciencia y un poco de práctica lograrás dominar la manera correcta para conducir y sacar adelante ese emprendimiento con el que has comenzado. Pero para que esto se vuelva una tarea llevadera, primero debes conocer lo que te motiva a iniciar un proyecto de esta naturaleza, si tienes claro el porqué, será más fácil mantener a flote todo aquello que decidas emprender.

2. Cuál es mi idea de negocio

Dedicar el tiempo necesario para conocer a detalle la idea de negocio que quieres desarrollar es una tarea fundamental que debes realizar para poder conocer a fondo los requerimientos que esto implica. Si tienes claro qué es lo que quieres hacer y cómo lo vas a lograr, será mucho más fácil darle un orden y sentido a las tareas que te propongas para seguir creciendo tu proyecto. No esperes a que las dudas surjan sobre la marcha, investiga lo suficiente antes de lanzarte a la aventura y así te ahorrarás muchos dolores de cabeza.

3. Qué experiencia tengo en el sector

Ciertamente en muchas de las ocasiones en las que se decide comenzar con un emprendimiento es porque se tiene algo de experiencia en dicho sector, normalmente las personas aprovechan esos conocimientos que han adquirido a lo largo de su vida laboral para poder desarrollar una idea propia que les permita seguir aprendiendo y creciendo de manera simultánea. Si por alguna razón tu caso no es parecido al explicado anteriormente y has decidido comenzar con algo totalmente diferente, no te preocupes, no significa que no puedas hacerlo, pero si debes estar consciente de que puede que te tome más tiempo aprender las bases de lo que necesitas para poder echar a andar tu proyecto. Hoy en día es muy fácil aprender algo nuevo, reforzar lo que y se sabe o aprender de otras fuentes gracias al internet, ya sea por medio de videos, cursos, podcasts o blogs en los que se plantean temas que pueden resultar de tu interés y que puedes aprovechar para obtener un nuevo conocimiento.

4. Cuáles son mis Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas

Otro punto bastante importante a tener en cuenta antes de iniciar con tu proyecto es conocer tu FODA (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas) lo cual te permitirá saber con mayor precisión si la nueva actividad que quieres emprender se apega de manera natural a tu persona o si por el contrario habrá que trabajar de manera extra en algunas áreas resultantes del análisis. El FODA no es más que una herramienta muy útil para determinar las habilidades o situaciones de las que se puede sacar provecho y por el contrario de las que se tiene que aprender y eliminar para lograr un mejor desempeño.

5. Cuál es el FODA de mi idea de negocio

De la misma manera como puedes analizarte antes de comenzar con tu emprendimiento, es importante que analices tu idea de negocio. No tiene caso que intentes comenzar con un proyecto que no tenga futuro por la zona en la que vives, el tipo de clientes ideales para tu negocio, la falta de proveedores o la falta de mano de obra o materia prima que necesites. Ciertamente existen muchas ideas de negocio que se han vuelto generales, que  por lo regular funcionan en muchas partes del mundo, como lo han sido los negocios de comida, hospedaje, cuidado, farmacéutica entre otros, pero no está demás darte el tiempo necesario para revisar con mayor profundidad las áreas de las que puedes sacar un mayor provecho y aquellas en las que tendrás que trabajar para disminuirlas o eliminarlas.

6. Mi idea de negocio cubre o satisface alguna necesidad

Antes de lanzarte al mercado con tu nueva idea de negocio y querer comerte el mundo es necesario que te preguntes si esta satisface o cubre alguna necesidad que existe en el mercado. La razón principal de dar respuesta a esta pregunta es para entender si tu nuevo negocio tendrá la oportunidad de mantenerse y crecer dentro de su sector principal. Si tu idea de negocio tiene como finalidad la antes mencionada, entonces será un proyecto que evolucione con el tiempo y permita adaptarse a las nuevas circunstancias que vayan surgiendo, por el contrario, si no es así, es muy probable que sólo sea un emprendimiento novedoso y que al cabo de un tiempo se tenga que dejar a un lado.

7. Qué la hace diferente de lo que ya existe

No es malo comenzar con un proyecto nuevo que se parezca mucho a los ya existentes, pero si lo piensas con detenimiento, eso te convertirá en uno más en mercado, por otra parte, si tomas la iniciativa de ofrecer algo distinto a lo que ya comúnmente se encuentra con la competencia, entonces podrás darte a conocer por ese diferenciador que puede potenciar enormemente tu negocio. No está mal tener las mimas bases, pero no te quedes sólo con esa idea, permítete explotar todo tu potencial y ofrece algo nuevo, algo diferente, algo que cautive a tus clientes y estos nunca te faltarán.

8. Cómo es mi cliente ideal

Una pregunta más que es conveniente que respondas antes de iniciar con tus operaciones, cómo o quién es tu cliente ideal, esto se refiere a qué tipo de personas son las que comprarán tus productos o contratarán tus servicios, a quién les diriges tu publicidad, la atención de quiénes quieres llamar. Esto no sólo te permitirá entender más tu idea de negocio, sino que te ayudará a invertir los esfuerzos necesarios en las actividades correctas. Una vez que definas a quiénes quieres llegar con tu proyecto, será más fácil captar a ese sector. Es importante que definas el género, la edad, el estrato social, el área geográfica, condición física, de salud o cualquier otro parámetro que te permita identificarlos a detalle. Recuerda que muchos productos o servicios no siempre pueden ser ofrecidos a todas las personas por igual.

9. Es buen momento para lanzar mi idea de negocio

Por lo general no existe el momento perfecto para comenzar con un nuevo proyecto, ya que sería necesario que muchos factores coincidan y eso se puede volver casi imposible, pero lo que sí es importante es que se analice si es un buen momento o no para dar comienzo a la idea de negocio. También es necesario entender que no todos los emprendimientos necesitan de las mismas condiciones para interpretar qué momento es el óptimo para lanzarlo. Si conoces las condiciones que necesitan el entorno, el mercado y las reglas sociales, entonces podrás determinar el momento preciso de arrancar con el proyecto.

10. Quiénes son mis competidores en el mercado

Necesitas conocer a los otros negocios que ofrecen lo mismo o algo similar a lo que deseas ofertar, esta es una regla básica dentro de los negocios. No es conveniente que entres a competir al mercado sin el conocimiento de tu competencia, además de que te proporcionará un panorama más amplio de lo que se mueve en este ámbito, te dará la oportunidad de aprender de sus estrategias para que puedas definir las propias, no es conveniente que trates de imitar lo que ya hacen, eso no te funcionará, además lo recomendable es generar originalidad y marcar una diferencia notoria, de esta manera lograrás captar la atención de tus clientes potenciales y fidelizarlos.

11. Cuáles son mis ventajas competitivas

Vuelve a hacer un análisis de tus habilidades y competencias y evalúa tus ventajas competitivas, encuentra en qué eres bueno, en qué sobresales, cuáles son tus puntos fuertes que puedes aprovechar en tu nueva idea de negocio y trabaja sobre ellas. Todas las personas son diferentes y cada una de ellas puede aportar algo distinto en las diversas situaciones que puedan presentarse, sin embargo, conocer a detalle tus fortalezas y ventajas te permite ponerte por delante en reiteradas ocasiones, haz todo lo posible por no emprender sin antes haber respondido esta pregunta. Recuerda que todo esto es para evitarte problemas o dificultades futuras.

12. Cuánto capital requiere mi inversión

La pregunta es sencilla, hace referencia a cuánto dinero se necesita para comenzar con las actividades del negocio y de dónde va a salir, ciertamente no todos los emprendimientos necesitan una cantidad grande para dar comienzo, pero si es necesario saber el monto que se necesita, el otro factor es cómo se va a conseguir, puede ser de los ahorros que quizá hayas reunido durante algún tiempo, o busques socios quienes te ayuden poniendo una parte del capital o quizá necesites solicitar un préstamo con alguna institución bancaría o algo similar. Conocer a detalle esta información te ayudará a saber cómo vas a recuperar la inversión y en cuánto tiempo tiene que conseguirse.

13. Es una idea escalable

Retomando parte de la información de una pregunta anterior la siguiente pregunta hace hincapié en la factibilidad que puede tener la idea de negocio para mantenerse en el tiempo y sobretodo la capacidad que tiene para seguir creciendo año con año, la clave fundamental de los negocios es que puedan lograr un posicionamiento en el mercado y que se vuelvan un referente para el mismo. Piensa que los negocios son bienes que pueden ser heredados a las siguientes generaciones, por lo tanto, desarrollar proyectos que estén preparados para sobrevivir al paso de los años es de vital importancia, no tiene caso que te desgastes intentando abrir un negocio que tengas que cerrar en poco tiempo. Piensa a futuro y lograrás grandes cosas.

14. Qué imagen quiero proyectar

Es crucial que determines cómo quieres que tus clientes reales y potenciales te vean, la imagen que proyectes al mercado será un referente esencial para que logres posicionarte, si logras cautivar a tu audiencia por cómo pueden identificarte ya estarás del otro lado. Esto es tan importante que marcará un antes y un después al momento de fidelizar a tu clientela o para diferenciarte de tus competidores, recuerda que por lo regular las personas buscan marcas con las cuales identificarse, así que esa imagen que desees proyectar tendrá que estar basada en el tipo de clientes que quieras atraer.

15. En cuánto tiempo se recupera la inversión

Tómate tu tiempo para analizar el factor financiero que te permita conocer a detalle el tiempo que necesitarás para recuperar la inversión que hagas, estamos de acuerdo que los negocios viven de las ventas, entonces, partiendo de este punto es importante que proyectes las ventas que necesitas en el tiempo definido para lograr los número que cubran la inversión, claramente, después de proyectar las ventas, tendrás que elaborar una estrategia que te permita lograrlo, no sólo es cuestión de conocer los tiempos, sino de trabajar para concretar lo planeado. No podrás considerar ganancias hasta que hayas recuperado el total de la inversión.

16. Necesitaré colaboradores o trabajaré solo

Otro punto importante es determinar si el emprendimiento lo iniciarás en solitario, con socios o si necesitarás colaboradores que cubran ciertas funciones específicas dentro de la empresa. No dejes este apartado para el final o pienses que podrás solucionarlo sobre la marcha, en muchas ocasiones algunas actividades se tienen que ver suspendidas o retrasadas por la falta de personal dentro de la empresa. Teniendo un panorama general de lo que tu negocio ofrecerá, será más fácil determinar las funciones que deben ser cubiertas y conocer la cantidad de personas que se requieren para ello.

17. Qué estructura legal tendrá mi empresa

En pocas palabras, esto representa la forma en la que la empresa está organizada, y es importante elegir sabiamente, pues afectará todos los aspectos de la misma, como pueden ser los pagos de impuestos o la responsabilidad financiera personal. Las estructuras legales más comunes son, empresa con un solo propietario, sociedades y corporaciones. Antes de que inicies operaciones es importante que te informes y busques asesoría profesional sobre qué tipo te conviene elegir y porqué. No te arriesgues a cometer errores que pueden ser prevenidos desde un principio.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s