Cómo poner precio a un producto o servicio

Si en algún momento mientras construías o revisabas la idea de negocio de tu empresa te hiciste la pregunta ¿Cuál debería ser el precio de mis productos o servicios? créeme que no has sido el único. Cuestionarte si estás cobrando lo adecuado por lo que haces es una pregunta que ha rondado la cabeza de muchos emprendedores.

Es muy normal ver que algunos de ellos sólo se han limitado a establecer un valor subjetivo, un precio que se les ha ocurrido sin más y esto les puede complicar un poco las cosas, otros emprendedores han tomado la iniciativa de ver en cuánto se vende el producto en el mercado pero tampoco se detienen analizar sus costos o las demás variables que pueden influir en un tema como este. Es por esta razón que en esta ocasión he querido compartirte Cómo poner precio a un producto o servicio, con la finalidad de esclarecer tus dudas y de esta manera puedas obtener el valor verdadero de tu esfuerzo.

Saber poner precios a productos o servicios es una estrategia importante para los nogocios

Identifica tus costos fijos y variables

No es conveniente que intentes ponerle precio a un producto o servicio si no has determinado cuanto te cuesta elaborarlo. Para este punto es importante que sepas identificar tus costos fijos que son los que prácticamente tendrás que estar cubriendo cada mes para que tu producto o servicio pueda permanecer en el mercado, algunos ejemplos de estos son: la renta, la energía eléctrica, los sueldos y salarios, entre otros. En otras palabras, estos costos no cambian frecuentemente, se mantienen en los mismos rangos y de ahí su nombre, por lo general estos son los más fáciles de calcular.

Por otro lado, los costos variables son aquellos que se encuentran ligados directamente a la elaboración de tu producto o servicio y estos tienden a ser diferentes cada mes, a pesar de que también son costos que se cubren al mismo tiempo que los anteriores estos sí suelen variar en cada ocasión, por ejemplo: las cantidades de materia prima que necesitas para elaborar tus productos, los insumos que requieres para trabajar, el tiempo que le dedicas a la producción (horas extras), etc.

Para aclarar un poco más las cosas, se puede decir que los costos fijos no variarán independientemente de las ventas que tengas en el mes, sin embargo los costos variables si se verán alterados.

Evalúa el mercado

Tienes que saber a quiénes les vendes para saber en cuánto venderles. Al momento de poner precio a un producto o servicio es importante que conozcas a fondo a tu mercado para saber a quién te estás dirigiendo. Tómate el tiempo necesario para estudiar a quiénes les estás ayudando con tu producto o servicio, a qué sector le estás resolviendo una necesidad, en dónde se encuentran ubicados, en otras palabras necesitas segmentar tu mercado. Una vez que hayas hecho esto te resultará más fácil determinar tus precios, recuerda que el mercado adecuado para tu producto o servicio pagará el precio justo que fijes.

Todos los mercados son diferentes, aprende a conocer tu mercado y a tus clientes y sabrás cuánto están dispuestos a pagar por tus productos o servicios. Eso sí, siempre ten presente que no debes decepcionarlos, si van a pagar un precio elevado, lo justo será que reciban a cambio algo de ese mismo valor.

Analiza a tus competidores

Recuerda que aunque el mercado sea muy amplio no eres el único que está vendiendo un producto o servicio en particular. Es importante que conozcas los precios que maneja tu competencia, ya sea en productos de competencia directa o sustitutos, ten en mente que todo aquello que pueda competir con lo que haces debe estar en tu radar. Tener un referente claro de lo que están haciendo tus competidores te permitirá saber tus precios son caros o baratos en el mercado.

Si consideras que tus precios se elevan por encima de los de la competencia y no quieres reducirlos, entonces asegúrate de ofrecer un valor añadido o que compense el precio que estableciste, por el contrario, si notas que tus precios se encuentran por debajo de los de la competencia entonces puedes incrementar tus precios o desarrollar una estrategia para posicionarte con precios bajos.

Define tu porcentaje de utilidad

A menos que conformes una sociedad sin fines de lucro, todos los negocios necesitan de las utilidades para permanecer vigentes. Para este paso ya habrás identificado tus costos fijos y variables, entonces el siguiente paso será definir ¿Cuánto quieres ganar? O ¿Cuánto crees que vale tu producto o servicio? en este punto tienes que ser muy sincero contigo mismo pues de esta manera podrás colocar un producto o servicio a un precio justo en el mercado correcto, si sabes que estás ofreciendo algo de gran valor entonces será justo que tus precios sean elevados, pero si por el contrario sólo se limitan a ser funcionales entonces deberás colocar un precio que se adecue a eso.

Es recomendable que la utilidad la manejes en porcentajes, de esta manera te resultará más fácil cada vez que necesites hacer reajustes o cambios.

Elige como poner precios a produtos o servicios

Determina el posicionamiento de tu marca

Recuerda que marcas posicionadas venden a precios elevados, marcas no posicionadas primero tienen que ganarse a su mercado. El precio de los productos o servicios está directamente relacionado al posicionamiento de la marca, es normal que las empresas que han consolidado sus marcas se tomen la libertad de poner precios elevados a sus productos, pero debemos entender que ellos han trabajado para ganarse ese derecho y al final de cuentas, el cliente es quien decide si pagarlo o no.

Si has determinado que tu producto es caro, entonces te recomiendo que trabajes fuertemente en tu marca, de esta manera tendrás un justificante más para que tus clientes se queden contigo, y si a esto le sumamos el valor agregado que ofreces, tu marca podrá ser una de las mejores.

Conoce el ciclo de vida de tu producto o servicio

No es lo mismo pagar por un producto que te durará mucho a pagar por uno que prácticamente sea desechable. Otro factor muy importante para poner precio a un producto o servicio es tener en claro el ciclo de vida del mismo o la duración que este tendrá. Ciertamente, en este apartado entra en juego el entender que si tu producto es duradero muy pocos clientes volverán a comprar y entonces será necesario que definas estrategias sobre productos de ventas únicas y quizá el precio de estos sea elevado en comparación de aquellos que no sean tan duraderos.

En el caso de que el ciclo de vida de tus productos sea muy corto o sólo que sea capaz de cubrir una necesidad única o inmediata, entonces tendrás que entender la función que tu producto o servicio cumple y así podrás determinar su precio, hay productos cotidianos que se venden muy baratos y otros que tienen precios más elevados, analiza en qué clasificación se encuentras tus productos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s