9 Consejos para salir de tu zona de confort

¿Cuántas han sido las ocasiones en que te han dicho que tienes mucho potencial? O ¿Cuántas veces te has dado cuenta por ti mismo? Sin embargo, ¿Qué te ha impedido lograr aquello que siempre has anhelado? Es muy probable que la razón por la cual aún no consigues lo que quieres sea porque no estás dispuesto a salir de tu zona de confort, esa zona en donde sabes que solo debes hacer el esfuerzo mínimo para resolver los problemas que se presentan, pero ¿Sabes qué es lo malo de todo esto? Exacto, no puedes progresar.

Quizá has intentado en más de una ocasión y aún no logras salir de ahí, pero no te has dado por vencido y eso es muy importante, te felicito, no es fácil lograr una hazaña de esta magnitud, no todos lo logran a la primera, sin embargo, es algo que con trabajo y constancia se puede conseguir.

En esta ocasión me he tomado el tiempo para compartir contigo 9 Consejos para salir de tu zona de confort, espero que te sean de gran utilidad y que con ellos puedas conseguir aquello que siempre has deseado.

Atrévete a salir de tu zona de confort

Qué implica estar en la zona de confort

Aunque muy pocas veces se note o sea algo que no se tome muy en cuenta, la zona de confort es ese estado mental que no permite crecer ni personal ni profesionalmente, pues limita nuestro aprendizaje y el arrojo por experimentar cosas nuevas o distintas. Estar en la zona es lo que causa no te hayas arriesgado a emprender en ese negocio que tanto quieres o que te vayas a estudiar al extranjero, o algo tan sencillo como tomar esas clases en línea de baile.

Sea cual sea tu caso, todo aquello que no has podido lograr por la serie de pretextos o excusas que siempre encuentras es debido al miedo que te provoca salir de lo que ya conoces, de lo que crees tener bajo control y esto es precisamente tu zona de confort.

Así que si quieres algo nuevo tendrás que hacer las cosas de manera distinta, arriésgate, vence tu miedo, después de todo verás que solo hay dos opciones o ganas o aprendes.

Por qué es importante salir de tu zona de confort            

Cuando te adaptas a tu zona de confort nada nuevo o interesante surge ahí, ya no existen los retos, ya no se puede lograr el crecimiento, se vuelve una vida bastante monótona. Siempre las mismas actividades, los mismo problemas, y lo peor, la misma insatisfacción por no lograr aquello que siempre has querido.

Todo aquello que quieres lograr en tu vida pero que no te atreves a perseguir está fuera de tu zona de confort. No puedes lograr cosas nuevas si no cambias tu forma de vida, si te limitas a ser rutinario y no vas en la búsqueda de ellas. Si siempre ha habido algo que quieres hacer o conseguir y aún no lo has logrado seguramente es porque no estás dispuesto a salir de tu zona de confort, y no quiero ser yo quien te lo diga pero todo aquello que anhelas no vendrá a ti, tú tienes que ir a buscarlo.

Las grandes cosas suceden fuera de la zona de confort.

1. Empieza por conocerte a detalle

Es importante que antes de salir de tu zona de confort sepas hacia dónde quieres dirigirte o qué quieres lograr. Para esto es necesario que hagas un análisis profundo sobre ti y diversos aspectos de tu vida que influyen directamente en tu zona de confort.

Si no tienes idea de por dónde comenzar, aquí te dejo una serie de preguntas que te pueden ayudar a dar el primer paso, al finalizar analiza tus respuestas y determina cómo estás en este momento y a dónde quieres llegar, de esta manera sabrás por dónde empezar.

¿Cómo me siento realmente en la actualidad?

¿Estoy satisfecho con lo que he logrado hasta el día de hoy?

¿Cómo me siento en el trabajo que tengo actualmente?

¿Cómo me siento con mi familia y amigos actuales?

¿A qué sueños he renunciado y por qué?

¿Realmente qué obstaculiza mis sueños?

¿Cuáles son mis pasatiempos?

¿Qué habilidades nuevas he aprendido últimamente?

Toma el tiempo que necesites para responder estás preguntas de manera sincera, pero recuerda no perder el tiempo al momento de hacerlo, porque de esa manera estarías procrastinando y eso no ayuda si lo que quieres es salir de tu zona de confort.

Este ejercicio lo puedes realizar cada vez que desees cambiar tus hábitos, plantearte nuevas metas o creas que es hora de volver a expandir tu zona cómoda, ten en cuenta que las respuestas pueden ir variando de acuerdo a la experiencia que hayas adquirido y a las habilidades nuevas que hayas aprendido en ese tiempo. Pero lo más importante es que entiendas que siempre debes estar preparado para los cambios, una vida estática no te conducirá a nada de provecho.

2. Identifica tus miedos y aprende a superarlos

Todos los seres humanos tenemos miedos que resultan ser naturales pues nos protegen del peligro o de situaciones de riesgo. Sin embargo, el no poder controlar a qué sentimos miedo y en qué cantidad puede ser perjudicial para algunos aspectos importantes de nuestras vidas, entre ellos el desarrollo personal y profesional.

Es muy probable que identifiques las actividades que en algún momento han hecho que te paralices y que no puedas concretar lo que has planeado. En primer lugar debes aceptar que esto no es malo, pero si lo que quieres es abandonar tu zona de confort para alcanzar los objetivos que siempre has deseado es importante que aprendas a superar esos miedos. Realmente no es algo tan complicado de hacer, pero primero debes identificarlos.

Comienza por enlistar todos aquellos temores que aún no has podido superar y comienza por el más pequeño, aquel que aunque hace que te sientas inseguro es el más fácil de superar que los demás, y enfócate en superarlo. Da el primer paso, puedes acercarte a tus amigos o familiares para que te ayuden a crear escenarios similares a los que causan tus miedos para que entrenes o desarrolles nuevas habilidades que te permitan vencerlos.

No importa cuál sea tu miedo, todos pueden ser superados, piensa que si alguien más ya pudo hacerlo, tú también puedes lograrlo, y no te desesperes por el tiempo que te tome hacerlo, mantén la constancia y los resultados vendrán pronto. Simplemente no te desanimes.

3. Analiza tus excusas y aprende a eliminarlas

Una de las cosas que no te permite salir de tu zona de confort son las excusas. Si cada vez que estás a punto de comenzar algo nuevo o de vencer un miedo que llevas tiempo queriendo superar y surge un pretexto para evitarlo o dejar las acciones para después, entonces hemos encontrado la raíz de tus males. Es común que el cerebro intente protegerse de lo desconocido poniendo trabas o barreras que se transforman en excusas. Esa voz en tu cabeza que te dice que empieces mañana o que lo dejes para el siguiente lunes o inicio de mes, es tu miedo a no querer salir de tu zona de confort.

A partir de hoy te propongo que pongas más atención a tus respuestas cada vez que alguien te propone hacer algo nuevo, algo que modifique tu rutina o algo que te rete a comenzar desde lo desconocido, o si es el caso, analiza también qué no te deja comenzar con ese plan tan anhelado que tienes, esa idea que has estado postergando por mucho tiempo, quizá sean frases como: no tengo tiempo, no tengo dinero para comenzar, es algo que nunca he hecho, no sé cómo resultará, etcétera.

No importa cuales sean las excusas que pongas, empieza por identificarlas y has lo posible por eliminarlas de tu vocabulario un día a la vez. La próxima vez que alguien te proponga algo nuevo acepta y vive la experiencia de ser diferente, de cambiar la rutina, de salir de lo ordinario. Solo de esta manera podrás alcanzar las metas que te has propuesto.

4. Desarrolla un hobbie que te permita potenciar tu creatividad

Si sientes que en ocasiones tu vida es monótona, que siempre sigue el mismo curso y no sabes qué puedes hacer para darle un giro, para lograr que sea diferente, entonces es muy probable que lo que necesites sea desarrollar un hobbie o una actividad que te permita potenciar tu creatividad. Cuando el cerebro se acostumbra a llevar a cabo una rutina si espacios para cosas nuevas entra en un modo de “piloto automático” y esto provoca que te vayas sintiendo cada vez más cómodo con lo que haces, pero por lo regular esto termina siendo temporal.

La rutina es aburrida después de algún tiempo, pero si el cerebro no está acostumbrado a experimentar cosas nuevas pondrá más trabas al momento de querer salir de la zona de confort. Piénsalo de esta manera, si a tus actividades diarias les dejas un espacio en tu agenda para practicar alguna actividad que te haga recuperar tus energías, cuando estés en busca de algo nuevo no te será tan difícil intentarlo.

Además de todo esto tener un hobbie tiene muchas más ventajas de las aparenta, no solo te ayuda a salir de tu zona de confort, sino que también trae grandes beneficios consigo, si quieres saber cuáles son, aquí te dejo un enlace a 6 Ventajas de tener un hobbie.

5. Rodéate de personas que te reten a ser mejor cada día

En muchas ocasiones salir de la zona de confort no es algo sencillo, de hecho, es una tarea que requiere de mucho esfuerzo y trabajo constante, el cuerpo y la mente son fácilmente moldeables y es por ello que cuando adoptan una rutina es complicado hacer que la modifiquen, sin embargo, es posible a base de trabajo arduo y una buena disciplina.

Si crees que no eres capaz de lograr esto estando solo por tu cuenta entonces una buena idea será recurrir a tu familia o amigos para que te ayuden a lograrlo, también existen grupos de personas que quieren superar estas etapas en sus vidas y están dispuestas a escuchar y ayudar a otros contando sus experiencias. En la mayoría de los casos es cuestión de cambiar los hábitos y crear nuevas rutinas, pero no siempre es fácil.

Pero recuerda que no estás solo, grandes tareas requieren de grandes equipos y es por esto que te recomiendo que comiences a reunirte con personas que también quieran y estén dispuestas a salir de su zona de confort. Si solo te quedas con personas que están acostumbradas a su rutina y que no piensan cambiarla, sin darte cuenta te estarás hundiendo nuevamente en este estilo de vida del que querías huir. Rodéate de personas que sumen a tu vida, esto trae consigo grandes ventajas

6. Atrévete a hacer algo nuevo cada día

Para comenzar a salir de tu zona de confort puedes iniciar con algo pequeño, no necesitas dar un giro de 180 grados y lograr algo radical desde el principio para sentir que estás avanzando. Con solo comenzar por incluir algo nuevo en tu rutina ya estarás dando tus primeros pasos para salir de esta zona. ¿Qué es eso que siempre has querido hacer y que aún no has comenzado? No importa que sea, ni que piensen los demás, recuerda que tú eres el capitán de tu barco y tú eres el que elige el destino.

Ayuda a tu cerebro a entender que comenzar nuevos proyectos no es malo, ni debe causar temor, hazle recordar que todos nacemos sin saber nada y vamos aprendiendo de la vida con las experiencia que de ella vamos ganando, atrévete a experimentar algo distinto, que tal, ¿alguna vez quisiste aprender a tocar un instrumento, aprender a dibujar, emprender un negocio, estudiar en el extranjero, aprender un idioma nuevo, o algo que realmente impacte tu vida? ¿Por qué no comienzas hoy? Comienza por algo pequeño y ve subiendo el nivel hasta que notes que puedes dejar atrás tu zona de confort e ir por más.

7. Permite que te den retroalimentación

Si no tienes idea de qué estás haciendo o cuál es el siguiente paso que tienes que dar, acércate a personas que hayan pasado por este mismo proceso y permite que te asesoren, quizá no estés atravesando lo mismo que ellos, pero cualquier comentario de retroalimentación que te hagan será de gran ayuda.

Haz lo posible por rodearte de personas a las que admires, aquellas que hayan logrado algo que a ti te gustaría lograr también, pregúntales ¿qué han hecho para estar en donde están? ¿Cuánto tiempo les tomó? ¿Qué tan difícil es el camino? Toda la información que puedas adquirir de ellos te será de utilidad, es cierto que no podrán resolver tu situación, pero te darán nuevo enfoque para no desistir, para entender que lo bueno cuesta, pero lo excelente cuesta aún más.

En el mundo aún existen personas que están dispuestas a compartir su conocimiento y experiencias con aquellos que realmente quieren lograr grandes cosas y abandonar la zona de confort es una de ellas.

Desarrolla hábilidades que te permitan salir de tu zona de confort

8. Modifica tus hábitos

No puedes salir de tu zona de confort si no cambias tus hábitos. Es imposible salir de una rotonda si solo giras hacia un lado. Atrévete a fijarte nuevas metas y con esas nuevas metas desarrolla nuevos hábitos. Párate a reflexionar un momento y responde lo siguiente, ¿Los hábitos que desarrollado hasta el día de hoy me ha permitido lograr lo que quiero? Si la respuesta es sí, felicidades vas por buen camino, pero aún no has llegado a lo más alto. Por el contario, si la respuesta es no, entonces debes reconocer que los hábitos que tienes no son los ideales para lograr lo que quieres y por lo tanto, hay que modificarlos.

Al igual que comenzar por hacer algo nuevo cada día, los nuevos hábitos también deben comenzar en pequeño. No puedes intentar cambiar en tu vida todo de golpe porque después de unos días terminarás rindiéndote y no tendrá caso alguno el esfuerzo mal gastado. En este punto te recomiendo comenzar con un hábito lo bastante importante para que logres los cambios deseados.

Si no sabes cómo puedes desarrollar nuevos hábitos en tu vida te dejaré un enlace a 6 Pasos para crearse hábitos, ahí resumo una serie de actividades que pueden ayudarte a cambiar tu estilo de vida y cuál es la mejor forma de lograr el cambio.

9. Crea un plan y plasma tus metas

¿En dónde te ves en los próximos 5 años? ¿Qué te gustaría estar haciendo? Quizá responder a estas dos preguntas sea fácil, la verdadera pregunta difícil es: ¿Lo que estás haciendo hoy en día te permitirá lograr aquello que sueñas? Si tu respuesta es no, entonces es momento de crear un plan y plasmar las metas que se habrán de alcanzar en el proceso. Para que te resulte más fácil salir de tu zona de confort es necesario que sepas con exactitud hacia donde te diriges, no es lo mismo navegar a ciegas que teniendo un mapa con los puntos bien trazados.

No te arriesgues a intentar salir de la zona si no has establecido tus metas de manera clara, ya que si no lo logras sentirás que no puedes hacerlo y puede frustrarte, por el contrario, si creas un plan y al momento de ejecutarlo no funciona podrás cambiar el plan, pero jamás la meta.

Otro factor importante de este punto es que cada vez que logres una meta establecida sabrás que estás más cerca de tu objetivo. Ten en cuenta que una vez que salgas de tu zona de confort y te adaptes a tu nueva vida después de un tiempo ésta se volverá una vez más tu zona de confort, ya que te volverás a sentir cómodo realizando todo lo que haces, esto no es malo, siempre será así, es como hacer crecer tu zona de confort, lo malo es nunca expandirla.

Recuerda que cada vez que te sientas estancado y quieras lograr cosas nuevas o interesantes podrás volver a salir de tu zona de confort, pero cada vez con más experiencia.

“Todo progreso tiene lugar, fuera de tu zona de confort”  – Michael John Bobak

Si conoces algún otro consejo para salir de la zona de confort que creas que haya faltado mencionar en este post,  te invito a que lo compartas en los comentarios y con gusto te leeré.

Si te ha gustado no olvides darle me gusta y compartirlo en tus redes sociales y si no quieres perderte de más contenido como este puedes suscribirte al blog y de esta manera recibirás los temas nuevos cada semana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s